Publicado el 6 de abril del 2020

En Comodoro también se aplica la ampliación de los servicios esenciales, pero con mayores restricciones

Foto principal

En virtud de las decisiones del gobierno nacional, en Comodoro también rige la ampliación del listado de servicios y actividades considerados esenciales en la emergencia, sin flexibilizar la cuarentena: solo para la venta externa sin atención directa al público. También se autorizaron canales para créditos o pagos pero con guardias mínimas.

El gobierno nacional amplió el listado de servicios habilitados con la decisión administrativa nacional 450/20. La Municipalidad adhirió a las bases, pero, teniendo en cuenta que en Comodoro se viene realizando un buen trabajo de prevención sin presentar casos hasta el momento, se priorizó seguir con medidas de carácter restrictivo. De esta manera, podrán ofrecer servicios a puertas cerradas los establecimientos que comercialicen insumos y materiales de construcción; las gomerías; los talleres mecánicos; venta de repuestos del automotor; los lubricentros; venta de leña con entrega a domicilio; y artículos de librerías.

Únicamente podrán realizar ventas a empresas que prestan servicios esenciales.

La resolución aclara que el funcionamiento de los comercios mencionados no incluye la apertura de los establecimientos al público en general, debiéndose llevar a cabo las ventas y servicios autorizados, a puertas cerradas.

En otro apartado, autoriza el funcionamiento de mutuales, cooperativas de crédito y los canales de cobranza extrabancarios -es decir Rapipago y Pagofácil- podrán abrir sus puertas mediante guardias mínimas de atención, al solo efecto de garantizar el funcionamiento de créditos y/o pagos. Además, se deberá respetar una distancia de seguridad de 2 metros entre clientes y respecto de los empleados. Asimismo, se deberá dar prioridad de atención a las personas mayores de 60 años y aquellas incluidas en el grupo de riesgo.

La resolución aclara que las medidas continúan siendo temporarias, aunque resultan necesarias, razonables y proporcionadas con relación a la amenaza y al riesgo sanitario que enfrenta nuestra ciudad.