Publicado el 22 de noviembre del 2018

Iparraguirre reconoció que hay mucha necesidades de viviendas y se debe efectuar un severo "trabajo estadístico"

Foto principal

El delegado del IPV en Comodoro Rivadavia, se refirió a las necesidades del instituto en materia habitacional y señaló que existe “una historia compleja con nuestros recursos humanos, que debemos recomponer”.

Martín Iparraguirre, delegado del Instituto Provincial de la Vivienda, manifestó –en contacto radial con FM Clásica- que la dependencia comodorense tiene una reciente historia “compleja”, en donde hubo un achicamiento de los recursos humanos y esto la dejó “en malas condiciones”.

Sobre las cuestiones que a diario se abordan en el instituto, indicó que “queremos producir mejores resultados, y comprender los casos irresueltos, ya que son problemas que operan como un lastre y debemos tener una mirada a futuro más eficaz”.

Iparraguirre mencionó que a la gente “hay que darle respuestas, ya que hay muchas necesidades de viviendas” y detalló que “hubo reclamos interpuestos ante autoridades provinciales para el análisis de los contratos cancelados”. Por lo que “entre mañana (viernes) y el lunes, se tratará el tema. Es una inquietud que me acercó la gente de ATE”, precisó.

Entre otras cosas, el delegado del IPV puntualizó que su compromiso apunta a averiguar la situación de los reclamos legales, e informó que se está llevando adelante en zona norte “una serie de obras, con 800 viviendas, parte de las cuales están destinadas a la emergencia”.

“Las condiciones climáticas han perjudicado la situación de los barrios en construcción, por eso estamos trabajando en la reparación de los nexos para que se pueda realizar una pronta entrega”, comentó el funcionario provincial, y especificó que “por ahora se vienen cumpliendo bastante bien los plazos de adjudicación, aunque hay viviendas que fallaron en su infraestructura por la inundación y se las está reparando”.

Iparraguirre puso en valor el convenio firmado por el gobernador Arcioni para que se efectúen las obras necesarias en las viviendas afectadas, y dio cuenta de que están trabajando desde el IPV, en la posibilidad de otorgar créditos blandos para “aquellas personas que tengan terrenos a través del Banco de Chubut”.

Asimismo, el delegado relevó que existe un elevado nivel de morosidad en los barrios más antiguos de la ciudad, y se vienen ejecutando planes de pagos, que es el dinero con el que “puede financiarse al IPV”.

Por otra parte, el arquitecto admitió que es necesario hacer un trabajo estadístico, para darle información concreta a la ciudadanía sobre registrados, cuotas, etc. “Hay una labor de recuperación de recursos, y otro aspecto importante es verificar las situaciones irregulares para el recupero de ésas viviendas”.

Por último, Iparraguirre dijo que tiene una charla “pendiente” con el municipio de Comodoro Rivadavia y expresó que tiene previsto reunirse con Linares para “poder encarar un trabajo en conjunto”.